16 de enero de 2024

La Inteligencia Artificial avanza, el apocalipsis lejos aún

“Bender, no me importa si eres rico. Te quiero por tu inteligencia artificial y tu simulador de sinceridad1"

En los últimos años, la Inteligencia Artificial (IA) ha sido tanto tema de debate popular como objeto de gran preocupación: muchos expertos predicen que

estamos en el umbral de una revolución tecnológica que transformará por completo nuestra forma de vivir y trabajar, mientras que otros ya se preparan para una catástrofe nuclear.

Aunque la IA tiene potencial para revolucionar diversos sectores, desde la sanidad a las cadenas de suministro, pasando por las finanzas o la educación, también hay quien piensa que podría provocar la pérdida generalizada de puestos de trabajo y la ruina definitiva de la humanidad: ¿le suena Skynet?
Desde un punto de vista más realista, aunque algunos temen que estas herramientas sustituyan por completo a los trabajadores humanos, la realidad actual es que la IA servirá probablemente para aumentar y mejorar las capacidades humanas, liberando a los trabajadores para que se centren en tareas de mayor valor añadido que requieran creatividad y pensamiento crítico.

Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, las herramientas basadas en la IA están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana: desde asistentes digitales hasta chatbots y análisis predictivos, ya están ampliamente disponibles para el público. Un ejemplo de este tipo de herramientas es ChatGPT, un chatbot basado en IA que puede mantener diferentes tipos de conversaciones con los usuarios.
Aunque sea cierto que las herramientas basadas en la IA siguen siendo una tecnología relativamente nueva y que mejoran constantemente, también lo es que son sorprendentemente propensas a los errores, a la sobreproducción de galimatías y a la invención absurda de información.

No obstante, el sector tecnológico parece ansioso por apostar por la IA: además de un chatbot presentado recientemente por Google, muchas start-ups centradas en la IA están recaudando cuantiosos fondos para desarrollar productos comerciales para una amplia gama de sectores.



¿Qué es ChatGPT?

ChatGPT (GPT significa Generative Pre-trained Transformer) es un chatbot de Inteligencia Artificial desarrollado por OpenAI y lanzado el 30 de noviembre de 20222. Se basa en una familia de grandes modelos lingüísticos (LLM) – programas informáticos para el procesamiento del lenguaje natural que utilizan el aprendizaje profundo y las redes neuronales – y se ha perfeccionado utilizando el aprendizaje automático, un subconjunto de técnicas de IA que utilizan métodos estadísticos para permitir que las máquinas mejoren con la experiencia.

Estos modelos se entrenan a partir de enormes cantidades de datos disponibles en Internet, para generar respuestas a las preguntas de los usuarios.
Pero hagamos un experimento: pedimos a ChatGPT que se describa a sí mismo en 100 palabras:

“ChatGPT es un modelo de procesamiento del lenguaje natural (PLN) desarrollado por OpenAI capaz de generar respuestas de tipo humano a diversas peticiones. Se basa en una arquitectura de transformadores y se ha entrenado con enormes cantidades de datos para comprender patrones y relaciones en el lenguaje. ChatGPT tiene varias aplicaciones, como chatbots, asistentes virtuales y creación de contenidos. La última versión, GPT-3, con 175.000 millones de parámetros, es capaz de generar respuestas contextualmente apropiadas y coherentes, indistinguibles de las humanas. En conjunto, ChatGPT es una tecnología innovadora que demuestra el poder de la IA para configurar el futuro de la comunicación y la interacción".

Claro, ¿no?

De hecho, el potencial de ChatGPT -y de herramientas similares más especializadas que aún no han aparecido en el mercado- es nada menos que enorme: tras el lanzamiento de ChatGPT, la valoración de OpenAI se estimó en 29.000 millones de dólares en 20233!



Sí, pero no funciona perfectamente.

ChatGPT y otras herramientas similares basadas en IA han avanzado mucho en los últimos años, pero aún están lejos de ser perfectas. Si se les estimula adecuadamente, los chatbots basados en IA pueden decir tonterías, citar estudios inexistentes para respaldar lo que dicen ¡o incluso afirmar que están enamorados de nosotros!
He aquí algunos errores comunes que pueden cometer estas herramientas:

  • Malinterpretación del contexto: Los modelos de inteligencia artificial a veces tienen dificultades para comprender los matices del lenguaje ordinario y el contexto. Esto puede dar lugar a errores de interpretación, en los que la herramienta malinterpreta la intención del mensaje del usuario.
  • Poca empatia: Aunque los chatbots y otras herramientas de IA pueden simular conversaciones similares a las humanas, están diseñados intencionadamente para carecer de empatía e inteligencia emocional, que son naturales en los humanos. Esto puede dar lugar a conversaciones que parezcan un poco impersonales.
  • Incapacidad para abordar cuestiones complejas: Las herramientas basadas en Inteligencia Artificial son bastante buenas respondiendo a preguntas sencillas, pero pueden tener dificultades con cuestiones más complejas o abstractas que requieren razonamiento e inferencia, como definir con precisión qué sentimiento se está experimentando en un momento dado.
  • Prejuicios: Los modelos de inteligencia artificial (ya sean lingüísticos o visuales) son tan imparciales como los datos con los que se han entrenado. Si los datos contienen sesgos, como sesgos de género o raciales, estos pueden reflejarse en las respuestas generadas por el modelo.

Sin duda, es importante recordar que las herramientas basadas en la IA siguen siendo una tecnología relativamente nueva y en constante mejora. Pero si nos fijamos en las carencias de estos instrumentos, corremos el riesgo de perder de vista lo que tienen de extraordinario: Por ejemplo, ya hay algunos casos en los que los trabajadores del sector inmobiliario afirman que una herramienta basada en la IA es capaz de realizar tareas que, de otro modo, les habrían llevado una hora o más, lo que les ayuda a centrarse en tareas más importantes que sólo pueden realizar los humanos4.

Cuando estas herramientas funcionan, es una forma totalmente nueva de interactuar con la información disponible en Internet... ¡y de hacer nuestro trabajo!



Competidores emergentes y noticias sobre captación de fondos

El 6 de febrero, Google presentó una nueva herramienta de chatbot llamada Bard, en un aparente intento de competir con el éxito viral de ChatGPT de Microsoft. El anuncio se produce cuando se cree que el motor de búsqueda de Google se enfrenta a su mayor riesgo competitivo en años.
Como ChatGPT, Bard se basa en Large Language Model (LLM)5.
Sundar Pichai, consejero delegado de Google y de la empresa matriz Alphabet, escribió: "Bard busca combinar la amplitud del conocimiento mundial con la potencia, inteligencia y creatividad de nuestros grandes modelos lingüísticos. [...] Extrae información de la web para ofrecer respuestas frescas y de alta calidad"6

Pero hay otros gigantes que avanzan rápido.

Casi un año después de salir del gigante tecnológico Alphabet, la startup de inteligencia artificial y computación cuántica SandboxAQ anunció finalmente este mes más detalles sobre la recaudación de fondos, afirmando haber cerrado una ronda de 500 millones de dólares.
SandboxAQ examina los efectos relacionados de la IA y la cuántica -de donde la empresa toma el nombre de "AQ"- para desarrollar productos comerciales destinados a telecomunicaciones, servicios financieros, sanidad, seguridad y otros sectores de alta intensidad computacional.

Anthropic, la start-up con sede en San Francisco y rival de ChatGPT, es la última empresa de IA en conseguir una gran financiación de un gigante tecnológico. En febrero, la start-up consiguió 300 millones de dólares de financiación de Google. La nueva ronda de Anthropic podría elevar la valoración total de la empresa a 5.000 millones de dólares.

A finales de enero, Microsoft confirmó finalmente que había aceptado una "inversión multimillonaria y plurianual" en OpenAI, la start-up que está detrás de las herramientas de inteligencia artificial ChatGPT y DALL-E, por un importe de 10.000 millones de dólares7.

Parece que 2023 se perfila como una guerra sin cuartel por la Inteligencia Artificial.



Conclusiones

Las herramientas basadas en IA están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana, y su uso potencial es significativo. ChatGPT tiene el potencial de revolucionar la forma en que nos comunicamos e interactuamos con la información en Internet, abriendo una probable revolución en la forma en que trabajamos y pensamos sobre el trabajo.
Sin embargo, las herramientas basadas en IA siguen siendo propensas a cometer errores que pueden limitar su eficacia en algunos contextos: ¡imagínese a un chatbot basado en IA intentando educar a niños de guardería!

No obstante, siguen apareciendo noticias sobre la captación de fondos para empresas centradas en soluciones basadas en IA y aparecen nuevos competidores, lo que demuestra el crecimiento exponencial de esta tecnología en diversos sectores: por ejemplo, se están desarrollando soluciones basadas en la IA para automatizar y optimizar los procesos de la cadena de suministro, limitando la pérdida de tiempo de los trabajadores humanos dedicados a tareas repetitivas como la introducción de datos en el back office, y dando lugar a nuevas mejoras en la eficiencia y la reducción de costes.
A pesar de los retos que se avecinan, está claro que la era de la IA está llegando y, aunque sin duda existen riesgos y preocupaciones que hay que abordar, el apocalipsis está aún muy lejos.

  

Notas

  1. Futurama, Temporada 1, Ep: 10
  2. Véase la página ChatGPT en Wikipedia
  3. Véase el articulo de Business Insider titulado ChatGPT creator OpenAI is in talks to sell shares in a tender offer that would double the startup's valuation to $29 billion
  4. Véase el articulo de CNN titulado Real estate agents say they can’t imagine working without ChatGPT now
  5. Véase el articulo de CNN titulado Google unveils its ChatGPT rival
  6. Véase este artículo del blog de Google
  7. Véase el articulo de Crunchbase titulado February’s 10 Top Rounds: Real Estate And AI Startups Score Big